Mi mejor amigo

Ina Inzunza Para reflexionar 0 Comments

¿Quién es tu mejor amigo? ¿Cómo lo tratas? ¿Cómo lo valoras? ¿Lo cuidas y lo respectas? Desconozco cuántos nombres surgirán en tu mente al intentar responder estás preguntas, pero estoy seguro que la experiencia seria gratificante. Recordar a un buen amigo o amiga llena de optimismo, deja buen sabor de boca y estimula la sonrisa. 

Ante un amigo se piensa y se habla libremente. Con él se comparte lo bueno o lo malo, dichas y desventuras «¿Qué cosa tan dulce como tener uno con quién hablar de todo tan libremente como consigo mismo?» ¿Sería por ventura tan grande el fruto de las prosperidades sin no tuviera quién de ellas se alegrará tanto como nosotros? ¿Y se podrían sufrir adversidades sin uno que las sintiese aún más que los mismos que las experimentan?, expreso Cicerón. 

En la amistad se rinde tributo a la verdad y se busca desinteresadamente el bienestar de la otra persona. «En la amistad nada es fingido, nada disimulado, todo cuánto hay en ella es verdadero, y todo proviene de la voluntad. Y así, más me parece que la amistad es hija de la naturaleza que de la necesidad, y más de la aplicación del ánimo con cierto sentido de amar, que del pensamiento que las utilidades podrán traer», agregó. 

Sin embargo, mi mejor amigo debo ser yo, porque conviviré siempre conmigo; en la medida en que me ame podré derramar más amor, sobre los demás.

«Deseo tanto dirigir los asuntos de esta administración que si al final, cuando tenga que dejar las riendas del poder, he perdido a todos los demás amigos, me quedará al menos uno…y ese amigo está dentro de mí», dijo Abraham Lincoln 

¿Soy mi mejor amigo? ¿Me amo y respecto? 

Autor: Rodolfo Díaz Fonseca
Fuente: www.noroeste.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingresa Operacion *